Masaje Shantala, el vínculo con tu Bebé

Cuando un nuevo ser llega al mundo se le recibe con abrazos, caricias, besos...El sentido más desarrollado del bebé es el tacto. Esos abrazos, caricias y besos se convierten en necesidad del recién nacido ¡es lo que más disfruta! . Es una realidad que al colocar al bebé en el pecho de su madre, su respiración se vuelve más profunda, sintiéndose relajado y amado.  Es entonces imprescindible detenernos un momento y pensar qué importancia tiene el contacto en el desarrollo de una persona, cómo nos comunicamos y percibimos el mundo a través de la piel. 

Ayurveda, la medicina tradicional de la India, ya contemplaba hace más de 5000 años la importancia del contacto. En los textos védicos explican que la caricia es un arte, simple y muy profundo; un encuentro entre dos seres que se comunican a través del contacto, la mirada y las manos de quien imparte el masaje. A través del masaje recibimos el alimento afectivo, ya que no sólo de comida se nutre el ser humano, también tenemos sed de amor y caricias. 


Existe un capítulo especial dedicado al arte del Masaje de bebés, también conocido como Shantala. Fue introducido en Occidente de la mano de un Ginecólogo francés, Dr. Leboyer, quien paseando por las calles de Calcuta se quedó enamorado  e impresionado de la belleza de los movimientos de una madre que estaba dando un masaje a su bebé. Aquella madre se llamaba Shantala. El masaje Shantala es amor, cariño, dulzura, conexión, compasión, felicidad, vínculo...es un TE QUIERO si usar las palabras, sólo las manos, el corazón y la mirada. Además tiene muchos beneficios para el bebé: estimula el sistema nervioso, mejora la digestión aliviando los cólicos, fortalece el sistema muscular del bebé e hidrata y tonifica la piel. 

Teniendo en cuenta que es un momento de unión, es importante crear condiciones adecuadas para el encuentro: luz tenue, ambiente cálido y silencioso. Los movimientos son sencillos y el ritmo se adapta al bebé. Cada uno tiene su propio ritmo, es importante observarse y observar las reacciones del bebé. Al cabo del tiempo, mamá y bebé irán encontrando su ritmo juntos. Se aconseja usar aceite de sésamo orgánico ya que nutre la piel y calienta el cuerpo. Se recomienda duchar al bebé después, para quitar el exceso de aceite. 

"No debemos olvidar que los cinco sentidos son uno. Y todos ellos extensiones de la piel" Dr. Leboyer

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sesiones personalizadas

El secreto del masaje Ayurveda

Ayuno: ¿Moda o Práctica saludable?